La Prueba de Amor del siglo XXI: Entregar tus Claves virtuales

La Prueba de Amor del siglo XXI: Entregar tus Claves virtuales

Cada vez más son los jóvenes que declaran entregar sus claves virtuales por amor y con cada nuevo «amor eterno» cada dos meses; o que, en relaciones estables, comparten con su pareja una misma contraseña con el fin de que cada uno pueda leer el correo del otro. Además de acceder a sus redes sociales como Facebook o Twitter como prueba de amor, simbolizando gran confianza hacia el ser amado.

Cuando uno de ellos se niega a compartir sus claves hacia el mundo interior del contenido virtual y personal del otro, ella o él pueden sentir una gran desconfianza, llegando al punto de no sentirse amado. Es cuando surgen dudas respecto a: ”¿Qué es lo que oculta en su Facebook?”, ”¿Quién estará escribiendo en su muro como para que no quiera compartirlo conmigo?”, “¿Me está tomando en serio?” y muchas otras interrogantes sin fundamento lógico.

Lo cierto es que por más amor que diga tener la pareja, estas claves son imprescindibles no sólo para respetar la intimidad de cada uno, sino para reservar la información confidencial. Como la información bancaria, por dar un ejemplo.

Si el intercambio de contraseñas fuera imprescindible para continuar con una relación, ya que es prácticamente el nuevo protocolo amatorio, lo aconsejable es crear una cuenta de correo compartida de pareja. En el caso de haber compartido el password personal y terminar la relación, es bueno generar una nueva clave y entablar una conversación adulta al respecto.

No Comments

Post A Comment

Call Now Button